Comida kosher

Desde hace siglos, la inmigración ha generado que las culturas, las religiones y las costumbres típicas de cada región se dispersen a lo largo de todo el planeta. Por esa razón, resulta difícil en la actualidad reconocer como propias de una nación ciertas características tales como la vestimenta, las celebraciones o los hábitos.

En el caso de la gastronomía, la comunidad israelita es uno de los tantos ejemplos de las consecuencias de la inmigración ya que, por un lado, de acuerdo a la información proporcionada por Irestaurante.com, no existe un plato propiamente judío, sino que la cocina de ese pueblo ha recibido influencias de otras culturas. Sin embargo, también se da el caso de que la cocina kosher ha impuesto a lo largo del mundo una serie de normas y preceptos que convirtieron a algunas recetas en especialidades fuertemente relacionadas con esta religión.

Ahora bien, ¿qué quiere decir kosher? La palabra significa ?apto? en hebreo e indica ciertas reglas de alimentación que aparecen en la Biblia. Por ejemplo, la comida kosher implica que los animales sean faenados de una forma en particular (debe causar el mínimo dolor posible). Por otra parte, las recetas kosher no incluyen ingredientes que el judaísmo considera impropios, como el cerdo.

Así, en la gastronomía hebrea encontramos a los knishes, uno de los clásicos del menú judío que son originarios del este europeo. Generalmente, a estos bocaditos se los rellena con puré de patatas (papa), carne picada, cebolla, queso, verduras o frijoles. El pletzalej, el cholent, el jalá, las jolodetz y el klops son otras de las opciones que ofrece esta gastronomía.

Para los postres, quienes deseen probar este tipo de cocina podrán optar entre dulce de rosas, el sagrado haroset, las empanadas de zapallo amarillo (bijak) o el tishpishti, entre otras delicias cuyos secretos han pasado de generación en generación a través de las bobes.

Foto: Firepile


Via: www.dondeviajar.es

Anuncios