EL VALLE DEL AMOR

La región turca de Capadocia es uno de esos lugares que guardan encantos irresistibles y hechizos perdurables que acompañan a aquellos osados que hayan tenido la oportunidad de viajar allí y detenerse ante el llamado Valle del amor.

Se le llama de tal forma porque muchas de sus formaciones volcánicas tienen una semejanza clara con las formas fálicas, firmes y poderosas, y que son actores indiscutibles del amor.

El recorrido por estos sensacionales paisajes se puede hacer en globo, una experiencia aconsejada de la que nadie sale indemne, pues la seducción se fragua y establece para siempre. También son muchos los que aprovechan la ocasión para hacer senderismo o trekking a través de estas construcciones rocosas, una experiencia inolvidable.
No es el único valle que existe en la Capadocia, enclavada en el corazón de Turquía, ya que coincidiendo con las formas geológicas que se forman en la zona, cada valle recibe un nombre. Así, cuando las formas son onduladas y asoman cierto color rosa, estamos en el Valle de la Rosa, y cuando los colores adoptan un tono más amarillento, el lugar en el que nos ubicamos recibe el nombre de Valle de la Miel.

El origen de estas formaciones tan peculiares y reclamadas por los turistas se debe buscar en los volcanes Erciyes y Hasan, junto con la ayuda del agua y el viento y el paso del tiempo; una mezcla explosiva que demuestra la grandeza que esconde la naturaleza y su fuerza creadora.

La Capadocia, que significa ?tierra de hermosos caballos? fue considerada en 1985 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Foto: Go Climb A Rock


Via: www.dondeviajar.es

Anuncios