welcome-to-fabulous-las-vegas.jpgAl principio, lo que hoy es la ciudad de Las Vegas sólo era un oasis en el desierto de Nevada que servía de campamento en la ruta de Santa Fe a California.

A principios del Siglo XX todo se acelera con la llegada del tren continental (1905) y la liberalización del matrimonio y el divorcio en el Estado de Nevada. En 1931, el Estado autoriza los juegos de azar con dinero para financiar la educación. En los años 30, el New Deal del Presidente Roosevelt ante la crisis económica implica la construcción de la presa Hoover, una gigantesca presa hidráulica utilizada para producir electricidad.

A partir de ese momento, la ciudad se desarrolla alrededor de Fremont Street con la aparición de numerosos casinos que señalan su presencia con gigantes neones de múltiples colores. Pero es en el año 1946 cuando el primer hotel casino gigante verá la luz.
Benjamin Siegel, llamado “Bugsy”, es un gángster que ha hecho una fortuna con su crueldad, pero también es un visionario que respaldado por la mafia, construye el famoso Flamingo, un hotel-casino enorme y lujoso. Los primeros meses tras su apertura el negocio es terriblemente deficitario y es probable que la propia mafia la que asesina a Bugsy. El éxito llega al Flamingo convierte al Flamingo en una leyenda.

bellagio.jpgReservado a proscritos y al “Teamster”, el sindicato de los camioneros, el juego comienza a atraer la codicia de las grandes empresas y la alta sociedad. Las Vegas les abre sus puertas con la construcción del Caesar Palace, Las Vegas se convierte en la capital mundial del boxeo y en el lugar donde podemos escuchar a Elvis Presley o Frank Sinatra. Desde entonces, viajar a Las Vegas es un sueño para muchas personas de todo el mundo.

La continuación de la historia de la ciudad es sólo una sucesión de proyectos increíbles según el principio “más grande, más lujoso”. El último proyecto construido es el Bellagio, con un presupuesto de mil trescientos millones de dólares. Además su galería de arte, su balneario y su jardín botánico, el Bellagio incluye un restaurante nombrado “Picasso” dónde pinturas originales del artista español se exponen en las paredes del restaurante.

Anuncios