Como ocurre en numerosos países de Asia, es prácticamente imposible encontrar museos fuera de su capital, Bangkok. La falta de tradición ha tenido como consecuencia esta curiosidad que se repite en todo el sudeste asiático. Entre los museos más interesantes a visitar está el museo nacional de Bangkok, muy completo cuenta con piezas extrañas. Vale la pena detenerse en la parte dedicada a las barcas reales para jugar a imaginar largas procesiones fluviales del soberano y toda la tripulación necesaria para su servicio. Para los que no quieren perderse ningún monumento de la arquitectura tailandesa, es bueno dar un paseo por Meuang Boran, un museo a cielo abierto que reproduce en miniatura todas las visitas inevitables de Tailandia. Algo que los menos apasionados sabrán apreciar mucho.

Entre los museos extraños destaca uno vinculado a la construcción del ferrocarril entre Tailandia y Birmania durante la Segunda Guerra Mundial, la historia da para tanto que hay un museo de la guerra y un museo del ferrocarril Tailandia-Birmania.

meuang-boran.jpg

El norte del país agrupa esencialmente museos etnográficos: ¿por qué? Es necesario saber que Tailandia nunca ha sufrido ningún proceso de colonización occidental (solos 2 ó 3 países del mundo pueden jactarse de ello), por lo tanto se trata de un pueblo unificado y orgulloso de sus orígenes. Más del 80% de la población es tailandesa, el resto siendo los Jemeres (es así como se denomina a la población procedente de Laos), los mi (Birmanos), los Vietnamitas y las tribus de las montañas del norte (hay más de diez diferentes). Los museos que más luz pueden aportar acerca de esta variedad son el museo de las tradiciones populares de Phitsanulok y el museo nacional de Nan. El museo nacional de Ban Chiang presenta la particularidad de que sus suelos están formados por lo que son auténticos tesoros para los arqueólogos. Esta región sería la primera en haber utilizado el hierro en la Prehistoria.

Claro, que los más curiosos tendrán que hacer una visita al museo del opio de Sop Ruak, en el corazón del famoso triángulo de oro. Pero, el mejor museo de Tailandia es todo lo que nos rodea. Cada templo, cada estatua de buda, cada vestigio histórico es un museo por sí solo. Lo mejor es que vayas reservando un viaje a Tailandia para que nadie te lo cuente. Nuestro consejo es que visitéis todo lo que podáis, ya que los paisajes y las culturas son distintas en función de la región que pisemos.

Anuncios