¿Sabías que en Japón hay más de 60.000 ryokans? Probablemente ni siquiera sepas lo que son pero, te aseguramos, que si sigues leyendo te morirás de aganas por dormir en una de ellas. Los ryokans son un modo de alojamiento en Japón, un hotel tradicional japonés en el que se respira el mejor encanto nipón. Podríamos decir que es el alojamiento turístico por excelencia, el modo más seguro de adentrarse en la cultura de este país.

hoteljapon.jpgAquí encontrarás un estilo arquitectónico único que te mantendrá durante toda tu estancia admirando cada detalle, Podrás estar en contacto directo con la naturaleza a través de bellos jardines y practicarás por ti mismo el estilo de vida, la cultura y la tradición trasmitida en Japón generación por generación.

¿Qué curiosas costumbres practicarás en estos hoteles? Para empezar deberás descalzarte a la entrada y ponerte las zapatillas típicas que utilizarás mientras te muevas por los pasillos del edificio. En tu habitación, deberás permanecer siempre descalzo. A la entrada te recibirán los empleados con inclinaciones de cabeza como saludo. En Japón se tiene la creencia de que el estado de ánimo de los empleados será contagiado a los huéspedes por ello se escoge personal que sepa transmitir buenas vibraciones a los huéspedes.

Al comienzo de tu estancia en un ryokans te será adjudicada una Nakai-san, que será le encargada de llevar tus maletas y mostrarte las instalaciones del hotel y acompañarte a tu habitación.

Nada más entrar en la habitación notarás lo agradable de la estancia que consta de un gran salón cubierto por una esterilla y con una mesa baja y sillas con respaldo y sin patas (a veces son sólo almohadones), un baño privado y un encantador balcón con agradables vistas.

No te asustes si no ves la cama por ningún lado, en realidad, se encuentran recogidas en el interior de los armarios y deberás abrirlos cuando desees descansar. Llamará también tu atención el hecho de que en algún lado de la habitación cuentes con un número considerable de kimonos que utilizar. Son los llamados yukata y te convertirán en un autentico japonés.

Uno de los mejores momentos del día llegará cuándo te sirvan la cena en la habitación. La mama-san, vestida de kimono, es la encargada de traerte delicias como sashimi, tempura, teppanyaki o sukiyaki. Será una experiencia extraordinaria.

Foto: MShades.

Anuncios