Si hay algo que mueve pasiones haya donde se practique, que une a las personas más allá de su procedencia eso es el fútbol. Y si hay un país por excelencia que viva el fútbol como ningún otro ese es Brasil. Los amantes de este deporte que tengan la suerte de alojarse a Río de Janeiro no puede dejar de visitar el que fuera durante muchos años el estadio de fútbol más grande del mundo. Bienvenidos al Maracaná.

maracanabrasil.jpgEste estadio, que en realidad se llama Estadio Jornalista Mário Filho es uno de los símbolos futbolísticos más importantes del planeta y tiene capacidad para 74.000 espectadores. En 1950 tuvo el placer de ser sede mundial del fútbol y esta herencia ha quedado visible en él ya que, pese a no ser lo que fue en sus mejores tiempos de esplendor, miles de turistas lo visitan a lo largo del año.

Aunque muchos estadios han arrebatado al Maracá el titulo de estadio más grande del mundo y pese a haber tenido que reducir su aforo para adaptarse a la normativa de la FIFA este lugar continúa brillando con luz propia. Hay varias maneras de visitarlo. Una opción es formar parte de las visitas guiadas que diariamente se ponen a disposición del visitante.

Podrás recorrer el estadio a la vez que paseas por su apasionante historia o conoces los personajes tan importantes del mundo del fútbol que han pasado por aquí, subes a sus gradas, pisas el césped o visitas los vertuarios. Podrás adentrarte en el museo del fútbol alojado dentro del estadio, un apasionante recopilatorio de objetos que te permitirán aprender y disfrutar a partes iguales.

Pero también hay otra manera de conocer este atractivo lugar. ¿Qué te parece vivirlo del modo más apasionante que pueda hacerse? Si acudes a ver uno de sus partidos en directo. ¡te encantará! No puedes perderte una experiencia así ya que además los precios son bastante asequibles y, si eres estudiante, optarás incluso a una rebaja del precio original.
Los partidos que suelen tener lugar aquí son aquellos relativamente importantes que reúnen a grandes afluencias de público. Para el resto de partidos cada equipo tiene su propio estadio.

Foto: Teo Lahmeyer.

Anuncios