Seguro que llevas años soñando con viajar a ese país donde nada más escuchar hablar a sus habitantes ya te derrites. No es para menos, Buenos Aires enamora a todo aquel viajero que acude a ella en busca de momentos inolvidables. El país del tango por excelencia no sólo tiene reservado para ti espectáculo, cultura y diversión sino que además te ofrece una oferta hotelera rural de primer nivel.

Para empezar vamos a mostrarte algo más que un alojamiento clásico. Te presentamos un lugar donde el tiempo se para y sólo hay espacio para la tranquilidad y el disfrute de tu tiempo de ocio. En plena Pampa argentina, a 280 kilómetros de Buenos Aires hallamos la estancia La Margarita. Si te gusta el turismo rural no puedes dejar escapar esta experiencia única.

La Margarita es una enorme finca con más de dos siglos de existencia. La parte final de esta historia habla de un músico, David Cummings, que acudió a la finca y le gusto tanto que terminó comprándola. Él es el actual dueño de un hotel rural en el que podrás hacer un poco de todo pero, sobre todo, recargar pilas.

Mientras a tu alrededor se desarrolla la naturaleza más espectacular tu podrás adentrarte en la lectura de un buen libro en un entorno de cuento, dar un paseo a caballo, hacer senderismo, tomar un baño si es verano o disfrutar de la chimenea si es invierno. Si te gusta la pesca también puedes practicas este deporte en el arroyo y si lo tuyo es la bicicleta disfruta de un agradable paseo por los hermosos parajes de alrededor de la finca.

Otra buena idea de alojamiento si lo tuyo es el turismo rural es La estancia La Plegaria, situada a 127 kilómetros de Buenos Aires. Los huéspedes que acuden aquí además de poder vivir actividades muy similares a las de la anterior estancia podrás sentir parte del estilo de vida de la finca.

Los huéspedes pueden recorrer sus 1200 hectáreas a caballo o en carruajes mientras observan un bello paisaje de bosques de eucaliptus, molinos, fauna silvestre y numerosa sabes. Si lo desean, incluso, pueden participar en las tareas rurales.

Foto: B.

Anuncios