Viajar puede ser una aventura fascinante y también intensa. Reservar el mejor vuelo, buscar un alojamiento económico y adecuado, informarte sobre los sitios más importantes de la ciudad, recorrer cada monumento, museo o rincón fascinante, vivir el ambiente de sus mágicas noches,.. Y así, poco a poco, dejarnos seducir por los lugares más bellos de distintas ciudades del mundo: Egipto, México, Brasil, Marruecos,.. Clasicismo, romanticismo, exotismo… ¿Quién puede renunciar a una afición como esta?

Aunque no sea lo mismo, a veces, mientras esperamos el deseado momento de iniciar nuestra aventura particular podemos deleitarnos con bellas descripciones de todos esos lugares. Nuestra propuesta de hoy es que, mientras llega el día de tu reserva, enriquezcas tu imaginación con la literatura de viajes. Por ello te hacemos algunas recomendaciones que no debes perderte.

Imprescindible es el libro “1000 sitios que ver antes de morir” en el que la escritora Patricia Schultz propone a los lectores un viaje a través de todos esos sitios que un hombre no pude dejar de visitar a lo largo de su vida.

En él encontrarás descripciones de ruinas sagradas, hoteles lujosos, naturaleza salvaje,… Te sentirás fascinado en cada página. Aquí encontrarás además un recopilatorio interesante de webs, teléfonos y otros datos prácticos para tus viajes.

Otro libro interesante para mentes intrépidas es La Mirada del Explorador. A través de numerosas ilustraciones el lector irá viviendo una aventura tejida a base de trazos, palabras e imaginación. Este libro recoge historias de algunos de los exploradores más interesantes de la historia y. a través de ellos, podrás colarte en lugares que quizás nunca tengas la oportunidad de visitar.

Seguro que tu biblioteca viajera también agradece que le regales otro libro no menos apasionante titulado, “El antropólogo inocente: notas desde una choza de barro”. Se trata de las crónicas de viaje del antropólogo Nigel Barley que en 1978 viajo a Camerún donde fue protagonista de sucesos apasionantes. Desde su cabaña de barro anoto todo cuanto pudo conocer de la tribu de los dowayos. El resultado final es una obra llena de momentos peculiares y situaciones singulares que encantarán al lector.

Foto: Estrelas e limóns.

Anuncios