¿Está en tus próximos planes previsto un viaje a Bolivia? Si es así, déjanos felicitarte. Estás a punto de adentrarte en uno de los lugares más singulares del mundo. Además de una intensa sed de aventura para recorrer con entusiasmo los rincones más fascinantes de este país necesitaras encontrar un alojamiento adecuado que te permita recargas pilas y, por supuesto, devolver la energía a tu cuerpo a través de la comida. ¿Cómo hacerlo? A través de una exquisita ruta por los platos más deliciosos de esta gastronomía. ¿Dónde encontrarla? ¡Aquí mismo! Esperamos que la disfrutes.

Si hay algo que define por encima de todo a la gastronomía boliviana es su variedad. Su intenso pasado histórico la convierte en una especia de pasarela por la que han pasado las más diversas culturas: españoles, moriscos, indígenas,… Cada una de ellas ha permitido añadir nuevos sabores e ingredientes a la cocina dando como resultado una gama de platos singular y única. Cómo ocurre en muchas otras zonas de América latina la historia ha determinado profundamente el carácter de sus fogones resultando un compendio de lo mejor de cada cultura. Esto es lo que hace diferente y especial.

Resulta toda una experiencia sentarse a una mesa y poder probar sabores que, hasta ahora, han sido completamente desconocidos para nosotros. Déjate llevar por una carta llena de nombres exóticos de platos que no sabemos muy bien que son hasta que el camarero nos lo explica. ¡Atrévete a probarlo! Casi ninguno de estos productos podrás encontrarlos en tu país.

Uno de los platos más ricos de la cocina boliviana es el llamado fricasé paceño que consiste en un caldo de carne de cerdo con ají amarillo, mote de maíz y chuño. Igualmente exquisito está el ají de hojas de quinua. ¡Auténtica carne de llama cocida bajo tierra y tubérculos! Es comúnmente conocido como huatía.

Otros platos imprescindibles son el jolke. riñones de res picado al caldo, con orégano y papa blanca o las bogas con caya: que consiste en pescado del Titicaca frito con chuño de oca. En cuanto a las bebidas las más famosas son la chicha cochabambina y el guarapo. La primera deriva de la fermentación del maíz y tiene algo de alcohol, la segunda es parecida pero añade además helado de canela, coco rallado y frutas.

Foto: Rasta Chango.

Anuncios