Si eres amante de la comida oriental y haces un viaje a Tokio no puedes dejar de visitar Tsukjii, el mercado de pescado más grande del mundo. Es este un lugar único para encontrar un pescado increíblemente fresco. Lo encontrarás situado en la desembocadura del río Sumida en la bahía de Tokio. Podrás preparar el mejor sushi que hayas comido en tu vida. Un mercado de estas características no podía estar en otro país. No en vano Japón consume un tercio de la pesca diaria del mundo.

Adentrarte aquí te llevará a vivir una experiencia singular pues además de un lugar de compras este mercado se ha convertido en uno de los mayores espectáculos turísticos de Tokyo. En breve entenderás por que..

Tu aventura comienza en la parada de tren habilitada para dicho sitio. Será imposible encontrarle vacía o tan siquiera con poca gente. Que esto no sea motivo de desánimo. Sigue a la multitud y atrévete a experimentar las compras como nunca lo has hecho. La mejor hora para acudir aquí es entre las cuatro y las seis de la mañana. ¡Si, has leído bien! Es la hora a la que llega el pescado y empiezan las subastas. Increíblemente y pese al madrugón el lugar está siempre a esta hora repleto de curiosos.

Asistir a las pujas es realmente un momento interesante. Podrás ver de todo lo imaginable: algas, salmón de Tailandia, camarones de Groenlandia, sashimi. En total más de 2.300 toneladas de pescado, de más de 400 variedades diferentes procedentes de todos los rincones del mundo. Aunque, sin duda, la estrella son los atunes siendo este país el mayor consumidor de esta especie del mundo.

Aquí se puede vivir en directo la mayor subasta de atunes del mundo. Masa de turistas la contemplan cada día. No es difícil encontrar piezas de más de 300 kilos. De cada atún pueden llegar a sacarse alrededor de 6.000 raciones de sushi o sashimi. Increíble ¿verdad? Cuando empieza el frenético espectáculo de la subasta cientos de flashes se disparan alrededor de la concurrida lonja. La expectación es máxima. Seguro que vivirlo en directo será algo sensacional.

Foto: Lulu Momo.

Anuncios