Si hay algo que caracteriza a Boston es su capacidad para acoger a los turistas. Su carácter cosmopolita y la magnitud de alguno de sus edificios y espacios públicos no le restan esa carácter tan especial que nos invita a sentirnos cómodos paseando entre sus calles. Salir de tu hotel en Boston y comenzar a practicar el noble arte de callejear en busca de los mejores lugares de compras será una experiencia que te fascinará realizar. Comprar en Boston es mucho más que un mero acto consumista, es adentrarte en el ambiente de una ciudad encantadora tan típicamente americana que nos parecerá sacada de una película.

Una buena forma de tomar el pulso a la ciudad a través del comercio es acudir a los peculiares y variopintos mercados que se distribuyen por roda la urbe. Uno de los más conocidos es el Faneuil visitable todos los días del año. Es una sensación increíble darse cuenta, mientras se pasea por él, que lleva siendo recorrido y explorado por ciudadanos y viajeros desde 1742 en que fue construido.

Podrás encontrar tiendas y artículos de todo tipo así como coquetas cafeterías donde descansar e intercambiar inquietudes sobre la estancia en la ciudad. Frente a este mercado encontraremos otro: el Mercado Quincy. Este también está repleto de establecimientos donde disfrutar llenos de locales comerciales, cafeterías confiterías, restaurantes de comida internacional, etc.

Si lo que de verdad te atrae es la moda y quieres llevarte bastante ropa de Boston puedes optar por acudir a las tiendas de ropa que hay junto a la zona neurálgica. Aquí podrás zambullirte en las boutiques más exclusivas de marcas conocidas a nivel internacional como Chanel o Loewe.

También encontrarás aquí grandes almacenes. Te sorprenderá la multitud de plantas y la gran gama de artículos con los que cuentan. Un paseo por ello te llevará horas y te permitirá encontrar multitud de ideas de regalo. Si tu bolsillo no está en su mejor momento debes saber que, a lo largo de toda esta zona, es posible encontrar ropa a precios económicos o incluso a mitad de precio. Sólo es cuestión de saber buscarla.

Foto: David Paul Ohmer.

Anuncios