“Salió del mar y construyo muros eternos. Su nombre era Tacaynamo y junto a miles de hombres convirtió el barro en una ciudad.”. De esta forma tan apasionante se describe el origen un lugar que aunque parezca sacado de un sueño es totalmente real. Millones de viajeros de todo el mundo se rinden cada año a sus encantos. Se trata de Chan Chan una metrópoli precolombina de adobe que alberga un conjunto de ciudadelas ubicada en el corazón del Valle de Moche en Perú muy cerca de Trujillo. ¿Quieres conocer el espacio arqueológico más importante de Perú? Entonces sigue leyendo.

Aquí la leyenda aún conquista a cuantos turistas deciden visitarla. Un lugar diferente para disfrutar de una escapada que recordarás durante toda tu vida. Chan Chan ha conquistado a lo largo de los años a un sinfín de historiadores, investigadores, arqueólogos y viajeros. Y no es para menos. En este lugar hallarás más de veinte kilómetros de magia arqueológica para tus ojos que albergan diez ciudadelas visitables y alguna que otra pirámide además de restos de murallas, cementerios, canales, huertos hundidos,…

Una ciudadela es “un recinto de fortificación permanente en el interior de una plaza, que sirve para dominarla o de último refugio a su guarnición”. Adentrarte en uno de estos recintos es un acto fascinante e inolvidable. Podrás contemplar con tus propios ojos: Squier, Gran Chimú, Bandelier, Uhle, Chayhuac, Tschudi, Rivero, Laberinto, Tello y Velarde.

De todas estas las anteriores las más destacables son Rivero y Gran Chimú por ser las dos más grandes. La primera ocupa más de 8 hectáreas mientras que la segunda se extiende a lo largo de 22. A lo largo de visita se va entendiendo el sentido de estas estructuras en las que se alojaban clases sociales superiores. De igual manera podemos visitar barrios marginales que complejos arquitectónicos de élite.

Chan Chan es un lugar obligatorio para incluir en tu programa de aventuras si viajas a esta zona de Perú. En este lugar puedes tomar las fotografías más fascinantes de tu vida. A la vuelta podrás presumir de haber visitado la ciudad de adobe más grande del mundo.

Foto: Teen Wolf.

Anuncios