Bogotá es un universo de sensaciones por descubrir. Sus múltiples monumentos, el carácter de sus gentes, su artesanía inigualable, sus museos, sus parque, su oferta hotelera llena de alojamientos de todos los estilos,… Si vienes hasta aquí en familia encontrarás opciones para todos los perfiles. Especialmente para los europeos adentrarnos en una cultura tan diferente a la nuestra supone una experiencia singular y única de la que nos traeremos un recuerdo especial y que nunca olvidaremos. Hoy te invitamos a visitar uno de sus rincones más fascinantes: el Cerro Monserrate en Bogotá.

No hay quien pase por aquí que no acuda a visitar este interesante lugar. Se trata de un cerro que se ha convertido en símbolo por excelencia de la ciudad. Muchos son los que lo consideran un lugar lleno de magia y buenas vibraciones por lo que lo visitan como modo de desconectar del estrés y las obligaciones de la vida diaria. Dicen que basta sólo ver una vez el atardecer desde aquí para quedarse absolutamente enamorados del lugar.

Pisar este original rincón de Bogotá es pisar más de 400 años de historia a lo largo de los cuales el cerro ha sido testigo mudo de cientos de acontecimientos de todo tipo. Sin duda su principal atractivo es su ubicación. Desde sus 3.131 las vistas de la ciudad son más que impresionantes. Para muchos se trata de un lugar religioso por ser también un santuario, para otros es el lugar ideal para disfrutar la ciudad en todo su esplendor.

Dicen que el camino es más importante que la meta y aunque aquí la meta es la mayor de las recompensas lo cierto es que la experiencia que se vive hasta llegar hasta él es también encantadora. Existen diversas formas de llegar hasta el cerro de Monserrate. Una opción es usar el teleférico o el tren funicular. No obstante algunos deciden vivir la aventura en todo su esplendor haciendo el recorrido a pié por el peculiar camino empedrado que lleva al cerro. El esfuerzo es mayor pero el momento de llegada es, por supuesto, mucho más especial y reconfortante.

Foto: Wikipedia.

Anuncios