¿Deseas de verdad un destino exótico? Entonces no puedes perderte el que te presentamos hoy. Si has visto infinidad de ciudades bellas a lo largo de tu vida como viajero vas a descubrir que aquello no era nada en comparación con este destino. Nos desplazamos a China, concretamente a la provincia de Guangxi. En el corazón de este territorio de curioso nombre hallamos uno de las ciudades más hermosas del planeta. Bienvenidos a Guillín, el lugar donde la belleza se reinventa.

Guillín es realmente una ciudad de cuento. Cada uno de sus paisajes parece sacado de una postal. Y esta estética, que roza la perfección es lo primero que llama la atención al turista. Desde luego una recomendación imprescindible es ir bien provistos de un equipo fotográfico. Durante el tiempo que dure tu estancia ¡tendrá mucho trabajo! Busca algún buen hotel en Guillín y adéntrate en el que seguro será uno de los viajes más fascinantes de tu vida.

Si hay algo que defina a este lugar son las colinas. Estos gigantes serenos, inalterables a paso el tiempo llevan siglos coronando la silueta de la ciudad y deleitando a los amantes de la naturaleza. Existen varias colinas populares en Guillín. Una de ellas es la colina Fubo, ubicada en el mismo centro de la ciudad. Se trata de un espacio mágico ya que además alberga una sorpresa en su base. Allí podrás explorar la cueva de los 250 budas que alberga 250 estatuas del gran maestro. No menos frecuentada es la colina de la forma de elefante. Situada junto al río simula un gigantesco elefante que roza con su trompa el agua. Una visión inolvidable.

Precisamente será el río el que te conduzca a una de las visitas más espectaculares: el crucero por el rio Li, contratado por la mayoría de turistas que pisan la zona. Harás un recorrido de unas cuatro horas a lo largo de paisajes de ensueño. Por último no te olvides de adentrarte en el peculiar universo gastronómico de Guillín que incorpora a sus platos ingredientes como gato, tortuga o serpiente ¿Te atreves?

Foto: Wikipedia.

Anuncios