Si durante más de un siglo en la época medieval fue capital de un país tan importante como Japón algo debe tener. Pese a que fuera desplazada de este privilegio la ciudad de Nara ha sabido mantener su esencia intacta. Su buena ubicación, a apenas 30 minutos de Kioto y sus muchos atractivos hacen que muchos turistas la elijan como destino. ¡Es tan fácil dejarse llevar por sus encantos! Si tienes previsto viajar a Japón pero no sabes exactamente donde alojarte te recomendamos decidirte por alguno de los hostales económicos en Nara. Este sólo será el primer paso hacia una aventura sin precedentes en tu historial de viajero.

Y una vez allí ¿Qué hacer? No te preocupes. No te faltarán opciones. Nara sorprende en cada uno de sus rincones. Toda la ciudad es en sí un monumento pero si hubiéramos de elegir su joya cultural más importante y visitada por los turistas sería el Gran Templo del Este, Tadai-Ji, todo un homenaje al budismo. El itinerario de templos se extiende por diferentes lugares de la ciudad sorprendiendo al trotamundos con cientos de tesoros, rincones secretos, figuras de magnitudes impresionantes,… Todo aquí parece recién sacado de un exótico cuento que vierte pinceladas de leyenda en cada rincón de la ciudad.

Un templo muy recomendable es el de Kofuku, de gran belleza y mandado construir por la esposa del emperador. Otro lugar imprescindible es la Gran Sala de Buda donde hallarás algo que te dejará realmente impresionado. Se trata de un espectacular buda de metal de nada menos que 15 metros y 400 toneladas. ¡Prepara tu cámara!

Como buena ciudad japonesa Nara cuenta también con un palacio imperial. En Heijo hallarás mil y un motivos para alegrarte de haber elegido este destino. Esta ciudad es también importante por sus impresionantes parques que alcanzan su momento de auge en la temporada de la flor del cerezo. Durante esta época visitar cualquier parque del país es un auténtico espectáculo para los sentidos. Los parque se llenan de vida: turistas, ciudadanos de a pié e incluso ejecutivos en plena jornada laboral se acercan con mantas para contemplar el fenómeno natural en directo realizándose incluso concentraciones nocturnas para ello.

Anuncios