En todo viaje que se realice, sea al lugar que sea, siempre es imprescindible una pequeña labor previa en la que nos dediquemos a investigar qué aspectos fundamentales tenemos que conocer de ese lugar. Cada cultura, cada país y cada ciudad es un mundo y, por ello, la adaptación al cambio será mucho más sencilla teniendo en cuenta sólo algunas recomendaciones básicas.

Esto cobra aún mayor sentido cuando salimos de Europa rumbo a otros continentes con otros estilos de vida y otra manera de ver las cosas. Aunque lógicamente siempre va a existir algo que no compartas el respeto a esa cultura siempre debe ser una máxima obligatoria. Otras veces ciertos aspectos de esa diferente manera de ver el mundo te van a encantar y supondrán una herramienta de aprendizaje y reflexión muy valiosa. Hoy viajamos a Túnez para hablarte de sus costumbres. Lo primero que te va a llamar la atención aquí es la hospitalidad de sus gentes.

Uno de los símbolos más importantes de la vida social en Túnez es el té a la menta que se consume constantemente. Si viajas hasta aquí y un tunecino te ofrece uno no lo rechaces pues más que una bebida te estará ofreciendo su hospitalidad. Si quieres adentrarte de lleno en la vida social de Túnez acude uno de sus baños llamados hammam. Al menos una vez al mes los tunecinos los utilizan como puntos de encuentro y de diálogo. Además podrás disfrutar de un buen masaje que nunca viene mal.
Otra de las costumbres más singulares que caracterizan la forma de ser tunecina es la tradición de tatuar la piel. Este rito se ha ido manteniendo gracias a las tribus bereberes nómadas del sur. Pueden verse creaciones y diseños realmente originales que las mujeres se hacen en múltiples zonas del cuerpo como brazos, muñecas, manos y tobillos.

El mercado es otro de los lugares donde más vas a entrar en contacto con el carácter de la gente y donde vivirás una experiencia diferente y única. No te olvides de dejarte llevar por los ritmos exóticos de la música maluf. Te permitirá comprender aún más el sentido que dan en Túnez a la existencia.

Anuncios