Son tantos los lugares de gran belleza y singularidad que llega a ofrecer el continente australiano que sería realmente complicado conseguir enumerarlos y destacar los más importantes. No obstante uno de las razones por las que visitar sin duda alguna este rincón del mundo, es la posibilidad de disfrutar de la mayor construcción realizada por los seres vivos: la Gran Barrera de Coral.

La encontramos frente a la costa de Queensland al noreste de Australia y se extiende desde las costas de Papua hasta las de Gladstone. Tales son sus dimensiones que al igual que la Gran Muralla China tan solo puede ser divisada desde el espacio por un astronauta.
Trate de imaginar un inmenso arrecife fruto de la sedimentación de esqueletos calcáreos durante millones de años. Sin lugar a duda el turista quedará anonadado ante un paraje inigualable que se extiende a lo largo de 2300 Km. albergando más de 2.900 arrecifes coralinos, 400 especies de corales, 900 islas (aunque son pocas las que pueden acoger visitantes), 300 islotes y unas 1.500 especies de peces.

Una opción interesante que se convertirá en una experiencia inigualable es disfrutar de un tour por algunos de los arrecifes más emblemáticos en los que poder practicar submarinismo, snorkel y navegación. En caso de ser elegida este tipo de actividad decir que los tours normalmente parten a las 8 de la mañana y regresan a las 5 de la tarde, en ciudades como Cairns y Port Douglas. En cuanto al submarinismo los lugares elegidos para la práctica del submarinismo que gozan de fondos submarinos exquisitos para nuestros sentidos son las islas de Heron, Lady Elliot y Lizard.
En cambio si es de los que opta por actividades alternativas, tenga en cuenta los cruceros que navegan a las islas más cercanas de la costa o un viaje a bordo de un helicóptero o avioneta para así contemplar realmente la magnitud de este fenómeno.

Por último destacar que declarada desde 1981 Patrimonio de la Humanidad y conservada hasta el momento de tal forma que los impactos del ser humano no puedan alterar su equilibrio, factores como el calentamiento global o la contaminación conduce a los expertos a aventurar la desaparición de la Barrera de Coral de aquí a 2050. Para ello recomendamos visitarla desde una perspectiva sostenible asegurando que nuestra visite perjudique lo mínimo posible su ecosistema.

Numerosos perfiles y clases de trotamundos se aventuran cada día a conocer lugares insólitos pero seguro que ninguno de ellos quedará indiferente ante la primera maravilla natural del mundo. Impresiona más allá de todo lo que hayamos podido imaginar alguna vez.

Anuncios