Hoy viajaremos hasta el desierto de Arizona, especialmente a una región que resulta inverosímil y parece surgida de una película de ciencia ficción. ¿Te atreves a imaginar olas de piedra en medio del desierto? Es una ardua tarea… pero nosotros te desvelaremos el secreto de las olas del desierto de Arizona.

El viento nos parece en muchas ocasiones algo agradable cuando estamos muy acalorados o un agente catastrófico ya que es el responsable de fenómenos adversos tales como huracanes o tornados. Pero en este caso el viento es protagonista como causante de erosión y degradación. Es realmente increíble lo que con el paso de los años puede llegar a crear, y en el desierto de Arizona ha dado forma a una de sus obras maestras. Ha creado algo así como un mar revuelto y furioso, en las que las formaciones rocosas del corazón de Arizona se han convertido en verdaderas olas de piedra de sugerentes y trepidantes formas que no dejan a nadie indiferente.

Tal es la magnitud de esta maravilla de la naturaleza situada en el área protegida de Paria Canyon-Vermilion Cliffs Wilderness, el gobierno de la zona ha establecido una buena política de privacidad y preservación de la zona, ya que tan solo otorga 20 permisos al día para visitarla, además de una señalización escasa para evitar turismo masivo; incluso cabe señalar que muchos han vuelto con las manos vacías al no poder encontrarlas y culminar su sueño de fotografiarlas.

Estas deseadas olas de naturaleza arenisca llegan a ser terriblemente maleables y por lo tanto como ya comentábamos anteriormente, susceptibles a la erosión del viento y dispuestas a modelarse a su son. Es importante decir que en el caso que tus ojos tengan el privilegio de maravillarse con este paisaje, ten cuidado con las crestas que llegan a formarse ya que corres el riesgo de pisarlas y que lleguen a desprenderse.
Además si la suerte te acompaña, después de la caminata de unos 5 Km. tendrás la oportunidad de disfrutar de alguna piscina natural que se haya formado como consecuencia de alguna lluvia.

Por último te aconsejamos que es necesario acudir en primer lugar hasta el Centro de Visitas y junto a un guía acceder hasta las olas dada la dificultad de llegar a ellas.

Imagen: Stefan Mendelsohn

Anuncios